Créer une activité
Jouer Relier Colonnes

Pedro Lombardo (Lumellogno, 1096 d.C- París, 1160 d.C)

San Agustín (Tagaste, 354 d.C- Annaba, 430 d.C)

Santo Tomás de Aquino (Roccasecca, 1225 d.C- Abadía de Fossanova 1274 d.C)

San Anselmo (Aosta, 1033 d.C- Canterbury, 1109 d.C)

Pedro Abelardo (Le Pallet, 1079 d.C- Chalon-sur-Saone, 1142 d.C)

Boecio (Roma, 476 d.C- Pavía, 523 d.C)

Alcuino de York (Reino de Northumbria, 735 d.C- Tours, 804 d.C)

Realizó una importante tarea de reforma social y educativa. Instauró en su organización del sistema educativo manuales para cada una de las artes liberales, recogiendo teorías de los modelos filosóficos y literarios del mundo clásico junto con los autores que se dedicaron inicialmente al estudio del cristianismo (esta etapa se califica como patrística).

Recuperó textos bíblicos de los personajes más ilustres de la Iglesia y de los intelectuales medievales.

Trató de abordar la problemática más importante en el mundo intelectual del momento, la vinculación entre filosofía y teología. Expone en sus tratados cuestiones de fe y razón, y propone un método para solucionar la problemática cuyo único límite sería la razón. En esta etapa ya se incorporó en occidente el saber aristotélico, que cambiaría los pilares del conocimiento y de la concepción de la fe.

Relación entre la dialéctica (arte de discusión racional) y la Sagrada Escritura afirmando que este razonamiento es aplicable a la interpretación de la Biblia ya que en última instancia el razonamiento es establecido por Dios. De esta manera, los hombres aplican sobre él pautas para comprenderlo y transmitirlo a partir de la enseñanza.

Empleó la dialéctica en la comprensión de la fe de manera tan precisa como fuera posible. Además, tradujo del griego al latín todas las materias de las Artes Liberales, con notas explicativas; también los diálogos de Platón, Aristóteles…

Logró dar respuesta a la problemática medieval de la forma más elaborada: elaboró una filosofía desde los cimientos totalmente compatible con la doctrina cristiana: así, propuso que la teología es una ciencia, por lo que afirmó debía incluirse como tal en la enseñanza, que dio pie a una nueva discusión: ¿puede seguirse manteniendo la unidad de los saberes, si lo que les unía se considera una ciencia independiente?

Propuso, en la línea de sus predecesores, la racionalidad de la fe, es decir, dar sustento a la verdad de la fe a través de la razón. Por otra parte, logró un repensamiento del saber cristiano. No propone razonar para llegar a la fe, sino partir de esta para posteriormente razonar sobre ella y comprender sus contenidos.